Vitruvi es una banda nacida a principios del 2005 entre las localidades de Ginestar y Rasquera, en lo que viene a llamarse las “Terres de l’Ebre” catalanas. En su segundo disco, No Fem Cançons Per A Qualsevol (2010), nos confirmaron su evolución musical encaminada hacia un pop muy al estilo Beatle.
Nos encontramos ante un grupo que se halla en estado de standby provocado por circunstancias propias de la vida familiar. Mientras se replantean su situación vamos a recordar en estas lineas su último trabajo hasta la fecha.

Qui Som? es un inicio de álbum enérgico y picarón, con gran carga sexual en su letra. Les siguen Mentider!, donde nos detallan la imagen de la falsedad en mayúsculas a ritmo pop y el único single del disco, El Savi Boig (de les Planes), de concepto muy Beatle con una sección de viento final que delatan la admiración del grupo por los de Liverpool. Otro ejemplo de canción con sonido muy cercano al de la banda británica por excelencia lo tenemos en Sentint la Llibertat.
Cambiamos de tercio estilístico con la acústica y dulce A La Vora Del Riu donde Marc Sendra (cantante y compositor) se nos marca un dueto con la cantautora también “ebrenca” Montse Castellà. De esta pareja, y más teniendo en cuenta el título de la canción, no podía salir nada más que un sentido y hermoso homenaje a nuestro entrañable río Ebro y sus gentes.

Terres de l’Ebre

Para huir del remanso de paz que nos ha sumido el anterior tema no hay nada mejor que un remedio antiobesidad disfrazado de pieza rock como Ratpenat. Le sigue mi favorita El + Millor, en la que la electrónica asoma la cabeza mientras se nos hace un retrato del típico jeta, prepotente y juerguista.
Vuelve el espíritu de LennonMcCartney & company con las dos siguientes canciones: en Santuari Privat, se le canta al lugar de inspiración por excelencia, el retrete y en Res Més A Dir se relata la vida perra de un sumiso conformista, vaya, el típico calzonazos.
Con Narcís nos ponemos en la piel del egoísta más egocéntrico del mundo a ritmo de pop, seguro que se nos viene a todos más de un ejemplo a la cabeza, y con Vull Un Mar nos deleitamos con un medio tiempo preciosista.

Cerramos pausadamente el álbum escuchando Un Diumenge Qualsevol. Yo la interpreto como un viaje galáctico amenizado por algún exceso psicotrópico, pero no me hagáis mucho caso, que con una neurona que me queda sana tampoco podemos esperar demasiado de mis deducciones.

No Fem Cançons Per A Qualsevol

La sorpresa nos la dan estos chicos en la canción nº 13 que es la escondida del disco, de nombre Hello Vitruvi nos sumerge en un rockabilly al estilo lo-fi de lo más fiestero, ahí es nada.
No nos encontramos ante una obra innovadora, ni excesivamente original en su propuesta, pero la calidad que atesora esta banda es evidente y quizás con otro tipo de producción se hubieran conseguido unos resultados menos convencionales.
Me gustaría agradecer la colaboración de Pau Margalef (teclados) que con gran amabilidad me ayudó a confeccionar este artículo. Desde aquí quiero animar a Vitruvi para que retome cuanto antes su andadura, la cual hasta el momento de su parón estaba repleta de premios musicales y éxito radiofónico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *